Agra, la ciudad del Taj Mahal

Agra ciudad

Agra es el punto culminante de cualquier viaje que se haga por la India, y es que el Taj Mahal es su monumento más significativo, uno de esos lugares que cualquier viajero tiene apuntado en sus mapas como imprescindibles de visitar alguna vez en la vida.

Situada en el Estado de Uttar Pradesh, a orillas del río Yamuna, Agra es una ciudad muy pobre de edificios en muy mala situación y antiguos y calles viejas y descuidadas. Debéis tener en cuenta que el camino habitual de cualquier viaje por el norte de la India nos lleva desde la parte teóricamente más rica (Delhi) hasta las zonas más pobres, situadas cada vez más al este, como Agra, Benarés y Calcuta.

La primera impresión en Agra es realmente deprimente. Un maremagnum de estrechas callecitas, todas embarradas y sucias, muchos pobres por las calles, y continuos puestos desde donde se vende prácticamente de todo. Los tenderetes de comida se basan en un simple carro de madera en el que se sienta el vendedor, con las piernas cruzadas y descalzo, y la comida a su alrededor desplegada. Es curioso ver como el polvo del camino cuando pasan los vehículos, o las moscas revolotean a su alrededor…

Seguramente, os estoy poniendo mal Agra, y pensaréis que cómo es posible que cuente estas cosas en un blog de viajes, pero precisamente siempre he defendido que visitar la India es acoplarse a todas sus contingencias y vivir y ver cómo son realmente.

El centro de Agra no tiene nada que visitar y sin embargo, es increíble que una ciudad así, pobre, vieja y pequeña tenga el que quizás sea el monumento más bello sobre la Tierra y una de las Nuevas Maravillas del Mundo: el Taj Mahal.

Nada más entrar en la ciudad, sus torres se comienzan a divisar por encima de las pequeñas casas, y es en ese momento cuando se olvida todo lo que nos rodean, porque los ojos no se pueden apartar de su silueta en la lejanía. El deseo, el ansia de estar allí y verla se dispara; las ganas de estar frente al mausoleo es algo tan profundo que hace que merezca la pena cualquier sacrificio o cualquier esfuerzo por haber llegado hasta allí. Son cinco minutos que hacen que se sienta que viajar a la India es algo maravilloso e inolvidable.

Y eso es sólo la primera visión, porque cuando nos encontremos en su jardín la sensación será indescriptible…

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Agra, Viaje a la India


Deja tu comentario