Cuevas de Ajanta, fascinantes templos budistas

Cuevas de Ajanta

Las cuevas de Ajanta son acaso una de las vistas más impresionantes que ofrece la India. Se trata de una serie de 29 templos budistas que se encuentran en el estado de Maharashtra. Algunos de estos templos se remontan a épocas tan lejanas como el segundo siglo después de Cristo y en ellos las tradiciones Theravada y Mahayana se combinan de tal manera que, en su interior, se encuentran algunas de las más sorprendentes obras de arte dedicadas a Buda.

En un acantilado con forma de herradura, ubicado junto al cauce del río Wahgora, fueron excavadas durante muchos años las Cuevas de Ajanta. Varias generaciones de monjes budistas utilizaron estos recintos para orar y como espacio para el funcionamiento de los monasterios, a lo largo de casi nueve siglos.

Desde su abrupta partida, las cuevas permanecieron abandonadas, y aún es un misterio el por qué del alejamiento de los religiosos. Recién en 1819, estas maravillas de Ajanta fueron redescubiertas, dando lugar a un creciente flujo turístico y espiritual.

De este a oeste, las cuevas fueron numeradas del 1 al 29. Aunque en la actualidad todas ellas son accesibles desde una terraza que las interconecta, antiguamente sólo podía ingresarse a cada una de manera independiente desde los terrenos que se inclinan sobre las aguas del río.

En el interior de las cuevas, las obras de arte budista constituyen el principal atractivo. La cueva 26, por ejemplo, constituía una sala de oración, y su más sorprendente tesoro es la estatua tallada de un inmenso Buda reclinado, que representa el momento de su muerte.

El ambiente natural que rodea las cuevas es otra de las riquezas que ofrece. Sin dudas, se trata de un escenario privilegiado, de infinita belleza, que los monjes supieron apreciar al elegir el lugar como su espacio para la meditación.

Información práctica

  • Horarios: de martes a domingo, de 9 a 17.30 horas.
  • Entrada: 500 rupias
  • Web: ajantacaves.com
Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: India


Deja tu comentario