¿Quién fue Buda?

Estatua sedente de Buda en Bodhgaya, la India

En la actualidad, se estima que la religión budista cuenta con un número de seguidores que oscilaría entre los 250 y los 500 millones de personas en todo el mundo, aunque residentes en su mayoría en países asiáticos. Entre ellos se cuenta la India, que sirvió de inspiración a esta corriente gracias al innegable influjo del hinduismo y de las creencias brahamánicas. En cualquier caso, lo cierto es que su iniciador, el príncipe Siddharta Gautama (universalmente conocido como Buda) no era originario del subcontinente indio, sino del actual Nepal. Ahora bien: ¿quién fue este revolucionario príncipe capaz de subyugar a gran parte de Asia?

A pesar de que los historiadores no se ponen de acuerdo a la hora de especificar la fecha de su nacimiento y de su muerte (acaecidos en el 563 y el 483 a.C., respectivamente), muchos de ellos afirman que vivió alrededor de ochenta años. Asimismo, la tradición afirma que fue concebido sin la participación de un varón, y que la madre de Buda, Māyā Devi, murió siete días después del parto. Su infancia y juventud transcurrieron en la casa de su padre, Suddhona, situada en Kapilavatthu. Tras casarse y tener un hijo, a la edad de 29 años decidió cambiar su plácida y cómoda existencia en palacio por la vida de eremita, alejado de su hogar y de su familia. Se dice que el príncipe tomó esta determinación tras ver a un anciano con numerosos problemas de salud, a un enfermo y a un muerto, los cuales le hicieron percatarse de la fugacidad de la vida.

Seis años después, abandonó la ascesis y abrazó la meditación. Una noche, coincidiendo con la luna nueva de mayo, el príncipe se sentó en pie al pie de una higuera (el famoso árbol Bodhi), donde alcanzó la iluminación. A partir de ese momento, Buda comenzó a difundir su experiencia, dando su primer sermón en el parque de los Venados de Benarés y prosiguiendo con su predicación por la cuenca del Ganges. Sus palabras pronto empezaron a ganar adeptos, que fueron organizándose en comunidades conocidas como sanghas.

Tras su muerte, su cuerpo fue incinerado. Sus cenizas se repartieron por diferentes enclaves, donde fueron objeto de veneración entre los discípulos del misterioso e influyente príncipe.

Foto vía: The Great Buddha Statue

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Mitologia de la India


Deja tu comentario