Reserva del Pequeño Rann: la morada de los últimos khurs

Imagen del lago Dal, en Srinagar (Cachemira)

Las áridas inmediaciones de la pequeña ciudad de Bhuj, perteneciente al distrito de Kutch o Kachchh (en el estado de Gujarat, sito al oeste de la India), son el único lugar del planeta en el que pueden hallarse ejemplares de asno salvaje indio o khur (Equus hemionus khur).

Con una población total que apenas supera los 4.000 individuos —a pesar de que en el último lustro ha experimentado un esperanzador repunte—, esta hermosa especie amenazada es sólo una muestra de la sorprendente fauna que puede contemplarse en la Reserva del Pequeño Rann, un paraje de 4.953 km cuadrados que acoge alrededor de 2.800 burros, pero que también da cabida a numerosas aves.

Entre ellas, descuella el flamenco enano, que habita exclusivamente en África y Asia, y del que en 1998 se contabilizaron 25.000 crías en una colonia.

El khur se nutre de las hierbas que crecen en las denominadas bets (o bolsas de vegetación), cuya altura se situá en torno a los 3 m. De sorprendente agilidad, este asno es capaz de recorrer largas distancias a una velocidad media de 50 km/h.

Desde el punto de vista paisajístico, y sin obviar lo inhóspito de este territorio desértico, la zona destaca por estar salpicada de salinas. Éstas se han convertido en la principal actividad económica de muchos lugareños, que viven dedicados a la extracción de agua del manto freático para obtener sal. Asimismo, la peligrosidad del terreno constituye otra de las características más reseñables.

De hecho, las precipitaciones contribuyen a reblandecer su superficie incluso durante la estación seca, aunque ésta continúa presentando una apariencia compacta. Es por ello que se aconseja contar en todo momento con la asistencia de un guía local.

Para acceder a la reserva (abierta desde el amanecer y hasta la caída de la tarde), se recomienda desplazarse hasta la localidad de Dasada (situada a tan sólo 10 km), donde se pueden contratar safaris en jeep y pernoctar en coquetas casitas equipadas con todas las comodidades. Asimismo, también es posible acceder hasta allí desde Dhrangadhra, núcleo en el que también se pueden contratar los servicios de un guía y alojamiento.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Naturaleza en India


Deja tu comentario