El Baby Taj: el inspirador del bellísimo Taj Mahal

¿Quién no ha oído hablar en alguna ocasión del magnífico Taj Mahal, elegido en el 2007 como una de las Nuevas Maravillas del Mundo y considerado como el principal icono arquitectónico de la India?

De hecho, es difícil no haber escuchado en alguna ocasión las circunstancias que motivaron su construcción, o no haber sido testigo de la admiración que éste ha despertado entre aquellos que han tenido la suerte de contemplarlo durante una puesta de sol.

Sin embargo, no todo el mundo ha oído hablar del sorprendente edificio que le sirvió de inspiración: el mausoleo de Itimād-ud-Daulah, conocido popularmente como Baby Taj.

Al igual que el Taj Mahal, esta soberbia construcción se halla en la ciudad de Agra, perteneciente en el estado de Uttar Pradesh. No obstante, ésta no es la única coincidencia, ya que la fachada de ambos edificios también se encuentra recubierta de piedras semipreciosas.

En cualquier caso, el Baby Taj presenta una ornamentación mucho más rica y diversa, al acoger también elementos decorativos realizados en marquetería y mediante mármoles polícromos, en los que se han representado árboles, copas de vino y arabescos. Erigido en 1628, el Baby Taj alberga la tumba del padre de la poetisa persa Noor Jahan (1577–1645), esposa a su vez del gobernante mogol Jahangir (1569-1627).

A pesar de que el recién llegado pronto se percatará de la escasez de turistas que acceden al mismo, éste resulta una visita obligada. Además, si se accede al mismo en rickshaw a través del puente de Agra, el viajero gozará de una vista panorámica incomparable.

Información práctica sobre el Baby Taj

• Ubicación: orilla izquierda del río Yamuna, Agra (estado de Uttar Pradesh).

• Precio de la entrada moderado. Si se desea acceder con cámara fotográfico, se aplica un recargo equivalente al 25% del precio del billete. Gratuito para los visitantes menores de 15 años.

• Horario: abierto desde la salida del sol y hasta el atardecer.

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Agra


Deja tu comentario