El yoga: herencia espiritual de la India

Yoga

Es evidente que la distancia que separa Europa de la enigmática India no sólo debe medirse en kilómetros. De hecho,  el abismo cultural existente entre ambos territorios es parte del innegable encanto del país asiático, y uno de sus reclamos más efectivos entre los occidentales.

Sin ir más lejos, cada vez son más los hábitos surgidos en la India que pasan a formar parte del día a día del Viejo Continente. Entre ellos, destaca por derecho propio la práctica del yoga. Empleado en Occidente como un instrumento para la mejora de la salud física y mental, lo cierto es que esta disciplina encierra un universo religioso y espiritual aún desconocido para muchos.

No en balde, forma parte de la filosofía religiosa del hinduismo, hasta el punto de que algunos expertos lo contemplan como el resultado de su fuerza de asimilación y de su sincretismo.

Literalmente, la palabra “yoga” significa “poner un yugo”, en relación a los poderes físicos y mentales de la persona. Sin embargo, este término puede aplicarse indistintamente a tres realidades. Por un lado, sirve para aludir a una serie de métodos de autocontrol y meditación, que se inscriben dentro de diferentes tradiciones y modalidades.

Así pues, habría que distinguir entre la corriente hinduista, la budista y la jainita. Las prácticas de dicho método incluye ocho elementos o angas: contención (yama), disciplina (niyama), posturas (asana), respiración regulada (pranayama), supresión de las percepciones de los objetos externos (pratyahara), concentración (dharama), meditación (dhyana) y absorción (samadhi).

En segundo lugar, el yoga engloba las seis escuelas clásicas de la filosofía hinduista (llamadas dharasanas), con sus correspondientes doctrinas y métodos. Éste es interpretado por la filosofía hindú como una vía de unión con Dios, la única alma capaz de ayudar al individuo a liberarse.

Finalmente, y en un sentido más amplio, el yoga se refiere a cualquier método o disciplina que tenga como objetivo la salvación personal. En cualquier caso, el deseo de practicar yoga en la India puede ser un magnífico pretexto para planificar un inolvidable viaje al subcontinente asiático.

Foto vía: Inet Giant

Imprimir

Categorias: cultura india


Deja tu comentario