La catedral de San Pablo, en Calcuta

Catedral de San Pablo

La colonización de Asia —cuya extensión triplica la del continente europeo— se inició en 1498, a raíz de que el navegante portugués Vasco de Gama (ca. 1469-1524) descubriera la primera ruta marítima que conectaba el sur de Europa con la India. Tras el desembarco de los lusos, se produjo la llegada de los holandeses y los españoles, que precedieron a los ingleses y los franceses. Junto a ellos, alcanzaron el territorio numerosos misioneros de diversas nacionalidades, cuyo propósito era propagar el cristianismo entre los fieles hindúes.

Si bien el éxito de los mismos fue escaso —en la actualidad, la India apenas cuenta con 25 millones de cristianos, lo que supone un exiguo 2,5% de la población del país—, lo cierto es que la herencia arquitectónica ligada a esta confesión no deja de ser cautivadora.

Al margen de las espectaculares iglesias y conventos de Vieja Goa —incluidas en 1986 en la lista del Patrimonio de la Humanidad—, una de las más famosas construcciones destinadas al culto cristiano de la India es la Catedral de San Pablo (en Calcuta, capital de Bengala Occidental).

Situada en la zona de Shakespeare Sarai y erigida entre los años 1839 y 1847, este soberbio edificio neogótico fue la primera catedral que construyó la Iglesia anglicana durante la dominación británica en el subcontinente asiático. Víctima de varios seísmos, la seo fue restaurada a conciencia tras los graves desperfectos sufridos a resultas del terremoto de 1934.

En su fachada, destacan sus pináculos y sus ventanales, rematados con delicados y esbeltos arcos ojivales. Además, éstos han sido embellecidos con coloristas vidrieras de colores, entre las que descuella la de sir Edward Burne Jones (1833-1898). Del mismo modo, el viajero no debe dejar de contemplar dos magníficos frescos inspirados en el arte del renacimiento italiano. Y por supuesto, también vale la pena detenerse ante las tumbas del ingeniero inglés Arthur William Garnett (1829-1861) y Thomas Fanshawe Middleton, primer obispo de Calcuta (1814-1822).

Ya sea que lleguemos directamente a la ciudad, o bien vengamos de hacer un pequeños recorrido por la India, esta catedral es uno de los monumentos más impresionantes que nos encontraremos por aquí. La visita, por tanto, resulta más que imprescindible.

Foto vía: Blog InfoViajero

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Calcuta, Monumentos de la India


Deja tu comentario