La bandera de la India: un poco de historia

Bandera de la India

Hasta ahora, este blog se ha hecho eco de los más diversos aspectos de la cultura de la India. Sin embargo, le faltaba referirse a uno de sus referentes visuales por antonomasia: su bandera.

Lejos de constituir un mero instrumento diplomático o de representación, cualquier bandera es en sí un pequeño libro que, tras un abanico de tonalidades aparentemente anodinas, condensa una historia apasionante y digna de ser descubierta, y que habla de civilizaciones, gentes, guerras y reconciliaciones.

Por supuesto, éste el caso de la bandera de la India, también conocida como tiranga. Este término, derivado de la lengua hindi y que significa como ‘tricolor’, alude directamente a sus tres colores, distribuidos en tres franjas horizontales de idéntico grosor. Así, la bandera se compone de una banda superior de color naranja la superior, otra central en blanco y una inferior, de color verde.

Como es habitual, la elección de estas tonalidades no es casual, sino que cada color encierra un significado propio. Así, el color naranja (azafrán o ‘kesaria’) alude al coraje y al espíritu de sacrificio y de renuncia; el blanco encarna la pureza y la verdad, mientras que el verde representa la fertilidad y la fe.

A su vez, en el centro de la misma aparece una una rueda de color azul marino con veinticuatro picos. Este símbolo recibe el nombre de ashoka chakrá, y tiene su origen en los elementos ornamentales de una de las célebres columnas de Ashoka (304 a.C.–232 a.C.).  Esta rueda significa el carácter dinámico de un cambio pacífico, realizado de manera progresiva.

En cualquier caso, conviene recordar que el diseño de la bandera es obra de Pingali Venkayya (1876-1963), uno de los máximos artífices de la independencia de la India.

Los orígenes de la misma, pese a todo, hay que buscarlos en los primeros años del siglo XX, momento en el que los movimientos nacionalistas y separatistas en la India —a la sazón una colonia británica— comenzaban a desperezarse. Fue entonces cuando sus valedores tomaron consciencia de la necesidad de crear una bandera que simbolizara el deseo del país de emanciparse del Reino Unido.

De este modo, en 1904, la activista Irmã Nivedita (1867-1911) realizó una primera propuesta. En ella se exhibía un recuadrado de color rojo con un encuadre amarillo, al tiempo que mostraba una vajra (rayo) con un loto sagrado a cada lado. El rojo significaba la lucha por la libertad; el amarillo, la victoria y la flor de loto, la pureza. Al diseño de Nivedita le siguió dos años después la denominada bandera de Calcuta, formada por tres bandas horizontales de color naranja, amarillo y verde (en orden descendente).

Además, mostraba ocho flores de loto semiabiertas, un sol y una luna en cuarto creciente. En 1907, no obstante, aparecería una tercera bandera (llamada del Comité de Berlín), con una franja verde, otra naranja y una roja, que encarnaban el Islam, el hinduismo y el budismo, respectivamente. Además, también mostraba ocho lotos, la luna y el sol.

En 1917, este emblema fue sustituido por la bandera de la Liga de Autogobierno de Toda la India, que contaba con cinco bandas rojas y cuatro verdes horizontales. También lucía una luna en cuarto creciente y una estrella de color blanco.

No obstante, tras varios intentos de dar con la fórmula definitiva —como el de Venkayya en 1916, la tricolor blanca, verde y roja de 1921 o la de 1931, que sólo empleaba el color ocre—, la aprobación de la bandera definitiva tuvo lugar el 22 de julio de 1947, a manos de la Asamblea Constituyente de la India. Sea como fuere, aún habría que esperar unos días, hasta el 15 de agosto, para que la flamante enseña fuera enarbolada por primera vez como la de un país independiente, el día en que la India consiguió emanciparse de la Corona británica.

Foto vía: RunWeb

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: India


Deja tu comentario