Qué ver en Benarés

Benares

La indiferencia es un concepto reñido con el destino de hoy: la fascinante Benarés, el mayor reclamo turístico del estado Uttar Pradesh, en el noreste de la India. ¿El motivo? La honda significación religiosa que encierra esta ciudad de poco más de un millón de habitantes, considerada como una de las más antiguas del mundo y como la morada del dios hindú Shiva.

De hecho, por ella pasa el tramo más sagrado del río Ganges, uno de los más famosos del país. Producto de esta atmósfera de espiritualidad que impregna todas sus calles, Benarés (también conocida como Varanasi) es un singular mosaico de escenas y costumbres que atraparán y desconcertarán al viajero a partes iguales. Y es que no es casualidad que durante casi tres milenios esta urbe haya ejercido su poder de atracción tanto entre peregrinos como en trotamundos.

El núcleo urbano se extiende entre los ríos Varuna y Assi, dos afluentes del Ganges que dan nombre a esta localidad. Del mismo modo, otra de sus denominaciones, Kashi, deriva posiblemente de un término en sánscrito relacionado con la luz. Y Shiva, cuyo nombre significa ‘felicidad’, reside en todos y cada uno de los rincones de Kashi. Es por ello que quien muere allí alcanza aquello que los indios llaman “moksah”, es decir, la liberación del alma del ciclo de la reencarnación.

Además de estos cautivadores relatos, sin embargo, la ciudad despliega numerosos alicientes arquitectónicos que el recién llegado no debe dejar de conocer.

Barrio del Chowk

Es una de las áreas más singulares y emblemáticas de Benarés. Emplazada en torno a los ghats —los escalones que permiten bajar hasta las aguas del Ganges—, esta barriada alberga numerosos comercios tradicionales y un interesante mercado, pero también otros espectáculos mucho más impactantes para el visitante, como los cortejos fúnebres que conducen hasta el río, escenario de numerosas ceremonias de cremación, o bien los parsimoniosos paseos de las célebres vacas sagradas.

Museo Bharat Kala Bhawan

Se trata de la principal institución museística de la ciudad. Fundado en 1920 y ubicado en el campus de la Universidad Hundú de Benarés, da cabida a una magnífica colección de pintura, escultura y piezas textiles de diversos períodos. En su sala principal, destaca un trabajo escultórico considerado por muchos como una representación de Krishna, uno de los avatares del dios Visnú.

Templo de Bharat Mata

Emplazado a orillas del Ganges, está dedicado a la patria india, y fue inaugurado en 1936 por Mahatma Gandhi. Sus dependencias exhiben una estatua alegórica que representa al subcontinente asiático, en la que se recrea su hermosa geografía.

Templo de Durga

Este recinto sagrado, que se cuenta entre los más importantes de esta población, está dedicado a Durga, uno de los guardianes más feroces de la diosa Annapurna, divinidad protectora de los alimentos (“anna”) y de la vida. De ahí que los hindúes la consideren la representación de la madre perfecta. Erigido en el siglo XVIII, esta construcción también es conocida como “templo de los Monos”, debido al gran número de macacos rojos que habitan en él.

Templo de Vishwanath o templo de Oro

Sin duda, éste es el principal santuario de Benarés dedicado a Shiva. Construido en 1776 para sustituir un templo anterior destruido por los mogoles, se trata de un edificio prohibido a los no hinduistas. En cualquier caso, se puede contemplar su soberbia bóveda dorada, recubierta con 800 kg de oro, desde lo alto de las construcciones más próximas.

Además de estos alicientes, tampoco hay que dejar de visitar estos otros puntos de interés:

– Bazar de Thatheri
– Mezquita de Gyanvapi
– Sankat de Mochan
– Templo de Annapurna
– Templo de Tilbhandeshwar

    No obstante, las inmediaciones de Benarés también atesoran magníficos reclamos. Uno de ellos, situado a 14 km del centro urbano, es el fuerte de Ramnagar, hogar de Kashi Naresh (el rajá de la ciudad). Su interior acoge un museo privado que abre hasta el mediodía durante el verano.

    Asimismo, a 13 km al noreste de Benarés, se halla otro lugar que vale la pena descubrir: la población de Sarnath. Ésta acoge un parque de ciervos en el que, según la tradición, Buda se dedicó a predicar  tras haber alcanzado la iluminación. Es por ello que éste es también un importante centro de peregrinación, aunque tampoco carece de atractivo turístico. En este sentido, su construcción más importante es la soberbia estupa de Dhamekh, de 34 m de altura y de planta circular. Acerca de ésta, se dice que marca el punto exacto desde el que Buda difundió sus doctrinas. Además, fue en este punto donde el famoso emperador Asoka (304-232 a.C.) mando erigir una de sus no menos admiradas columnas. A su vez, a la salida del parque, se puede visitar el se alza el templo de Sri Digamber, frecuentado por jainitas.

    El león que se halla representado es una de las piezas más notables que se exhiben en el Museo Arqueológico de la zona, que abre sus puertas de sábado a jueves, entre las 10.00 h y las 17.00 h.

    Más información:

    Foto vía: Blog InfoViajero

    Imprimir

    Etiquetas: ,

    Categorias: Benares


    Deja tu comentario