15 días en la India

Taj Mahal

Si tenemos pensado viajar a la India hay que tener en cuenta que no es un destino en el que nos baste una semana o un par de días. Evidentemente, si queremos conocer una sola ciudad no hay problema, pero en tan poco tiempo no podremos disfrutar al máximo. No obstante, a pesar de que un mes es el tiempo ideal para poder disfrutar de parte de sus monumentos, tradiciones y cultura, lo cierto es que también se pueden establecer rutas un poco más cortas. Por ejemplo de 15 días.

Podemos comenzar esta ruta de 15 días en Nueva Delhi. Llegar hasta aquí no será problema alguno, ya que contamos con el aeropuerto Indira Gandhi perfectamente conectado con las principales capitales a nivel internacional.

En Nueva Delhi podremos visitar lugares tan impresionantes como el Qutab Minar o la Tumba de Humayun, ambos declarados Patrimonio de la Humanidad. También otros monumentos como el Raj Ghat (en memoria de Mahatma Gandhi) o la Puerta de la India (en memoria de los soldados fallecidos en diversas guerras).

Nuestra segunda parada podría ser Agra, la preciosa ciudad que guarda con cuidado uno de los edificios más impresionantes del mundo, el Taj Mahal. Pero intentemos no quedarnos cegados por su belleza, pues también podremos visitar otros monumentos como el Fuerte de Agra, con su elegante Diwan-i-Am, el Hammam-i-Shahi o la Mezquita de la Gema y el Bzar Zenana Meena.

Descendiendo un poco más al norte podremos encontrarnos con Khajuraho, una pequeña localidad situada en el estado de Madhya Pradesh en la que además de disfrutar de un extenso conjunto de templos dedicados a diversos dioses, podremos ver y fotografiar sus famosos templos del Kamastura; y es que además de tener decoraciones florales o aquellas que representan escenas cotidianas, muchos templos cuentan con una particular decoración erótica (se cree que a modo didáctico para poder enseñar mejor el kamastrua a los jóvenes).

Encontraremos nuestra siguiente parada en Benarés una de las siete ciudades sagradas del hinduismo. Las maravillas que encontraremos aquí pasarán por el Templo dorado de Shivá o la preciosa mezquita de Gyanvapi, construida en el siglo XVIII.

Deberíamos barajar la opción de desplazarnos también hasta Konarak, en el estado de Orisa. En este lugar encontraremos uno de los templos más importantes de todo el país, el templo de Suria. Este lugar está dedicado al Dios del Sol y cuenta con una decoración erótica de lo más impresionante. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1984.

Antes de volver a Nueva Delhi también deberíamos hacer una parada en Puri, en el estado de Orisa también. Este es un lugar de peregrinación bastante importante en el país, pues aquí encontramos entre otras cosas el gigantesco templo dedicado a Jagannātha a su hermana Subhadra y su hermano Baladeva, templos muy relevantes por ser un excelente ejemplo de la arquitectura medieval hindú.

Cabe destacar en todo este recorrido que no encontraremos problemas para desplazarnos de una ciudad a otra. Lo ideal, si queremos ahorrar dinero, es dirigirnos directamente a agencias locales. No obstante, tampoco habría demasiado problema en buscarnos nosotros mismos los desplazamientos a través de autobuses o trenes.

Foto vía: viajesmag.com

Imprimir

Categorias: Rutas turísticas


Deja tu comentario