Indra, el rey de los dioses en la mitología védica

Indra y su esposa sobre su vehiculo

Indra es el dios de la guerra y el trueno. Proviene de la época védica, muy anterior al brahmanismo y fue considerado rey de los dioses, así como héroe, al acabar al Vritra, un gigantesco dragón enemigo de estos, que robó el agua del mundo sembrando el caos.

Aparece como figura central en el libro Rig-veda y además de ser considerado el dios de la guerra, también se le asocia a la atmósfera, cielo visible, la tormenta, el rayo y la lluvia.

Su arma, como no podía ser de otro modo, es el relámpago. Asimismo, su vajana (vehículo) es el elefante Airavata, un ser que representa la nube a través de la cual Indra hace descargar las lluvias.

Su piel es delicada y blanca, aunque en muchas otras ocasiones se representa de un color amarillo. Su cuerpo está completamente cubierto de ojos con párpados que le permiten tener un control absoluto de todo lo que sucede en el mundo.

Existe una versión que asegura que esos ojos fueron una maldición-bendición del sabio Gótama. Indra habría seducido a su esposa, y éste, al enterarse del adulterio, habría hecho que el cuerpo de Indra se llenara de decenas de vulvas. Indra realizaría una penitencia para pedir perdón al sabio, así, el mismo decidiría finalmente convertir estas vulvas en ojos.

Las escrituras hablan de un dios temeroso por perder su puesto como dios principal. Por este motivo, en cuanto Indra tiene noticias de que algún humano realiza muchas asuteridades para ganar karma, este envía la tentación en forma de prostitutas celestiales para que puedan seducir y hacer retroceder todo el avance místico.

Tras la llegada del hinduismo, este rey de los dioses se convirtió en el rey de los semidioses (dioses inferiores). De esta forma, sería superado por deidades de la talla de Brahmá, Vishnú y Shivá.

Más enlaces sobre mitología:

 

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Mitologia de la India


Deja tu comentario