Sanjana y el Dios Sol

surya

Sanjana era la hija de Vishwakarma, el ingeniero y arquitecto celestial. Cuando la preciosa Sanjana cumplió edad suficiente para contraer matrimonio, su padre le buscó inmediatamente un marido a su altura. El elegido sería Surya, el Dios Sol. Todo estaba listo, el dios había aceptado el compromiso y la boda se celebró felizmente.

El problema surgió después del enlace. A medida que pasaban tiempo juntos Sanjana se turbaba por el deslumbramiento que su reciente marido le ocasionaba. Emitía demasiado color y la piel clara de Sanjana se oscurecía quitándole energía. Pasaría de lucir una tez blanca y pálida a un color oscuro como la noche. Así, su propio nombre fue cambiado a Sandhya.

La muchacha no podía soportar más, así pues, decidió escapar de la influencia de su marido. Creó un clon de sí misma y la llamó Chhaya (sombra). Así, ordenaría a su clon que ocupara su papel mientras ella escapaba a casa de su padre al cual no comenta absolutamente nada de lo sucedido por miedo su enfado.

Por otro lado Chhaya hace bien su papel, tan bien que Surya ni se da cuenta del cambio. Así pues, el Dios Sol decide mantener relaciones conyugales con su esposa y ésta queda embarazada dando a luz a Shani (Saturno). Shani tendría la tez oscura como su madre y el semblante serio e inexpresivo de la misma.

Vishwakarma se enteró del nacimiento de Shani y perplejo instigó a su hija a que le contara que había sucedido. Al conocer lo sucedido obliga a su hija a que ocupe nuevamente su lugar. Así, Sandhya destruye a Chhaya, enfadada por haber superado el alcance de sus órdenes, así nuevamente ocupa su lugar.

Surya no se da cuenta de lo sucedido y deja embarazada a Sandhya que da a luz dos hijos, Yama y Yamuna. El problema surge con los celos de la mujer por Shani, el cual crecerá sin una figura materna y sin la atención de su padre.

Cuando Sandhya es consciente de que Surya quiere dar mayor poder a su primogénito empieza a malmeter a su marido y consigue finalmente que sus dos hijos sean reconocidos con el título de Dharmaraj (defender la verdad en la humanidad) y el Dios de la muerte.

Shani se enfada muchísimo, se siente traicionado, solo, sin poder comprender como su madre lo odia tanto. Así, encolerizado propina una patada al vientre de Sanjana. Ésta, humillada por la acción de Shani, lo maldice a perder la pierna con la que le propinó la patada, así, mutilado y sin ayuda Shani cae al suelo.

Surya presencia la escena, y aunque puede llegar a comprender la actuación de su hijo rebelde no puede entender la actuación de una madre con su hijo así. Ante tal turbación, Sanjana se ve obligada a contar la verdad.

Surya no da crédito. Comienza a sentir lástima por su hijo y le restablece la pierna, además de concediéndole el honor de un lugar en el sistema solar. Con su mujer no es tan benevolente. Se enfada tanto que ella se ve en la obligación de irse lejos convertida en yegua y oculta en un bosque.

Según algunas versiones (pues hay varias y todas diferentes), en un momento dado Surya echará de menos a su mujer, cuando ya se le ha pasado todo el enfado. Así, que va en busca de ella.

Como he comentado hay varias versiones. En otras Sanjana jamás crea a su clon y simplemente pide a su padre que pueda ayudar a pulir el resplandor de Surya.

Otros enlaces de interés sobre mitología:

Foto vía: Necronomicosas

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Mitologia de la India


Deja tu comentario