La leyenda de Rama y Hanuman

god_hanuman-

Hanuman en la mitología hinduista era uno de los dioses más importantes del panteón hindú. Es el dios mono y se le considera un aspecto del dios Shivá.

Hanuman, o Jánuman, es el compañero inserparble del rey-dios Rama, que es a su vez uno de los diez avatares de Vinsú.

Dicen de él que cuenta con una fuerza sobrenatural, casi ilimitada. Su poder y fuerza es tan grande que en un momento dado llegó saltando hasta el sol. Fue por un error, pues el rey de los monos pensaba que en vez del astro se trataba de una fruta.

Además de toda esa fuerza descomunal, Hanuman sería un erudito que lograría dominar con destreza las seis escuelas de gramática, los cuatros Vedas y los seis Shastras. Pero a pesar de ello, también se destaca su humildad, pues siendo tan erudito jamás se jactó de ello.

En el Ramayana se cuenta la historia de la amistad entre Rama y Hanuman. Al parecer, un día se encontraron en la selva, mientras Rama y su hermano Lakshmana buscaban algo. Hanuman curioso preguntó qué. Rama le explicaría la historia de cómo su esposa, Sita, había sido raptada por el demonio Ravana. Este era el motivo de que los dos hermanos la buscaran sin descanso.

La historia conmovió a Hanuman que decidió ayudar a Rama creando un ejército de monos. No obstante, este primer ejército fracasó y no pudo encontrar el escondite del demonio.

Hanuman decidió buscarlo por su cuenta, y cuando lo encontró, decidió convertirse en un mono corriente para librarse de los sistemas de seguridad del palacio del demonio.

Una vez dentro encontró a Sita en un precioso jardín, llorando desconsolada. Al acercarse el mono y comenzar a hablar, la mujer sufrió un desmayo por la sorpresa. No obstante, una vez recuperada vio el anillo que su marido le había entregado a Hanuman, algo que le hizo confiar en ese extraño ser.

Él le contó que su marido estaba desolado y que había venido a rescatarla. Le ofreció la oportunidad de salir de esa cárcel montada en su espalda mientras volaban lejos de allí, pero Sita se negó. Al parecer pensaba que el honor de su marido podría empañarse si no era él mismo quien la rescataba.

Hanuman decidió ir en busca de Rama para enfrentarse a una batalla contra el demonio, pero antes decidió destrozar los muros de esa gran ciudad y aniquilar a unos cuantos miles de demonios guardianes, quizá para ponérselo un poco más fácil a su amigo.

Ravana encolerizó y prendió fuego al rabo del mono. No obstante, lejos de amedrantarse, Hanuman creció y creció hasta convertirse en un mono gigantesco que coleteaba con el rabo lleno de fuego incendiando los edificios de su ciudad.

Con el camino más o menos allanado, todos volvieron para la batalla final, en la que sin lugar a dudas, la ayuda de Hanuman y su ejército de monos fue decisiva.

Finalmente, Sita se reunió con Rama y finalmente el demonio fue derrotado y destruido como su ciudad.

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Mitologia de la India


Deja tu comentario