- Sobre India - https://sobreindia.com -

Ceremonia nupcial en India, llegada del novio

Procesión rumbo a la casa de la novia

Los rituales que unen a dos personas que se aman varían sorprendentemente entre distintos lugares del mundo. En parte porque cada pueblo tiene sus propias creencias y sus valores y concepciones acerca del matrimonio, y también debido a que cada uno es depositario de tradiciones relacionadas con la celebración y los festejos, es que asistir a una boda resulta ser una manera privilegiada de acercarse a su cultura.

La religión hindú es predominante en el territorio indio, y sus bodas se rigen según preceptos establecidos en las antiguas escrituras, las Vedas, hace ya más de 40 siglos. Desde entonces, se han conservado con respeto y devoción. Una particularidad a tener en cuenta sobre los casamientos hindúes es que no suponen solamente la unión de los novios, sino también de las familias de ambos.

Así como varían entre países y culturas, las bodas hindúes en sí mismas se distinguen entre diversas regiones.

Sin embargo, la boda rajasthaní –es decir, la que se celebra en el estado de Rajasthan– es de todas la más esplendorosa y magnífica. Por ello ha sabido captar la atención de muchas personas, que llegan desde lejanas ciudades para casarse según las tradiciones del lugar.

La fecha de la boda rajasthaní no se elige al azar, sino que es guiada por los movimientos de los astros. Así, suele ocurrir que la mayoría se realice entre los meses de mayo y julio o entre noviembre y febrero, que resultan ser los períodos del año más favorables.

La ceremonia se realiza en casa de la novia. Su futuro esposo se dirige hasta allí en el marco de un desfile llamado barat, compuesto por muchísimas personas, que en las bodas occidentales vendrían a ser sus invitados. Una vez llegados, la familia de la novia se hace cargo de todo: comida, rituales y lo que sea necesario para que los comensales disfruten del acontecimiento.

En un próximo artículo conoceremos los rituales que se desarrollan durante la boda.

Foto Vía: Day Life