Hrishikesh, ciudad sagrada de la India

Hrishikesh

La ciudad de Hrishikesh (o sin la hache, Rishikesh), es uno de los destinos de peregrinaje más destacados de la India. Es un centro de referencia del culto hindú, y también constituye una puerta de entrada para todo viaje al Himalaya.

Esta ciudad se encuentra a 25 kilómetros de Haridwar, otra de las ciudades sagradas de la región, y es el punto de inicio para el circuito que recorren los peregrinos rumbo a Badrinath, Kedarnath, Gangotri y Yamunotri, en un itinerario conocido como el peregrinaje de Char Dham. Rishikesh fue construida a ambos lados del río Ganges, y cuenta con ghats para llegar hasta sus aguas, un hábito muy común entre los habitantes locales, ya que consideran que se trata de aguas sagradas.

Dado que la ciudad se encuentra a poca distancia del nacimiento del río, el nivel de contaminación en esta parte es menor, y no es raro ver turistas que se animan a sumergirse e incluso a beber de él.

De uno y otro lado del río, Rishikesh cobra identidades bastante dispares. En el extremo este, la atmósfera es sumamente espiritual. Allí reinan el sosiego, la meditación y el esfuerzo del trabajo diario. Por el contrario, la orilla occidental es mucho más activa. Funcionan numerosos comercios y resulta más ruidosa, como toda buena gran ciudad.

Ahora bien, sólo dos puentes unen ambas partes de Rishikesh: Lakshman Jhula y Ram Jhula, dos puentes colgantes que, obviamente, sólo admiten peatones, algo que no excluye a las vacas, como podrán imaginar.

Por otra parte, una de las mayores atracciones de visitar esta ciudad es, aunque parezca extraño, el alojamiento. Nada de pensar en lujos: aquí lo mejor es buscar un ashram, es decir, un monasterio. Eso si, una vez allí, hasta es posible tomar clases de yoga.

En verdad, se trata de una experiencia fuera de lo común, muy recomendable y sin lugar a dudas, inolvidable.

Foto Vía: The Famous Tourist Destinations

Imprimir

Categorias: Ciudades sagradas de la India, Hrishikesh


Deja tu comentario