La mitica historia del Ganges

Ganges

Como ya lo había adelantado en uno de mis artículos anteriores, para poder percibir al menos una parte de los lazos inquebrantables que unen a los creyentes hindúes con el río Ganges es indispensable conocer qué cuenta la leyenda que narra su origen.

Obviamente, la historia al igual que la mayoría de las biografías divinas de cualquier religión no ahorra en detalles, claro que estos se modifican de acuerdo con las múltiples versiones que existen.

Sin embargo, todas coinciden en los sucesos que conforman la trama. La historia comienza narrando el nacimiento de los 60.000 hijos del monarca Sagara. Estos fueron ejecutados por Kapila y para colmo de males sus almas fueron condenadas a deambular por la tierra eternamente.

Lo único que podía purificarlas para librarlas del castigo era que la diosa Ganga descendiera de su plano superior. Otro rey llamado Bhagirathi, la envío a la tierra a cumplir con una penitencia, una vez que se produjo el descenso quedó presa en los cabellos del dios Siva.

La cabellera de la deidad era representada, nada más y nada menos, que por las blancas cumbres del Himalaya. Desde esta naturaleza divina sus aguas emprendieron curso hacia el mar, purificando a los espíritus de los miles de hijos del rey Sagara asesinados y concediéndoles un lugar en el paraíso que habían perdido.

Pobres y ricos coinciden en un mismo espacio geográfico para cumplir con los rituales. No es anormal ver cómo mujeres refinadas, con brazaletes de oro y modernas, logran homogeneizarse con otras cuya vida transcurre en la pobreza extrema.

Es por esto que el Ganges es adorado, ya que purifica, sana y venerarlo es un requisito indispensable para evolucionar cuando esta vida terrenal llegue a su fin. Bañarse en el mismo quita instantáneamente todo lo malo que existe en el espíritu de cada persona y protege a sus familiares de múltiples peligros.

Hay quienes afirman que quien bebe de su agua nunca muerte y aquellos que mueran junto al líquido vital alcanzan la paz eternamente, debido que se los libera de los variados renacimientos que el alma del hombre debe realizar para alcanzar el reposo absoluto.

Para quien pueda viajar hacia allí es este un lugar mítico en el que la energía positiva se contagia y al que siempre se pretende retornar. Siendo este un ejemplo de que la religión debe unir a todas las personas que la sientan en un interior, sin que importe a qué clase social pertenezca cada una de ellas.

Foto Vía: Tripadvisor

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Mitologia de la India


Deja tu comentario