La leyenda de Sita y Rama

Leyenda de Sita y Rama

Las leyendas de la India suelen tener aún más de todo aquello que una composición que se precie de pertenecer a este género debe contener.

La historia comienza con la plegaria de un hombre hacia una divinidad por tener descendencia. Hasta aquí no habría nada extraño ya que todo ser humano común y corriente en algún momento sueña con trascender a través de un hijo.

Pero como en todo relato legendario quien oraba no era un simplemente un humano más, sino que se trataba del rey Dasharatha. Tradicionalmente se creía que los reyes eran “elegidos” por lo cual tenían contacto directo con lo divino. Entonces, luego de que el monarca suplicara a los dioses e hiciera sacrificios especiales en su honor para ser escuchado, estos decidieron transformar la súplica en una realidad.

Por otra parte los dioses le solicitaron al dios Brahma que los ayude a derrotar a Ravana, señor de todos los demonios. Brahma decidió pedirle a Vishnú que derrotara al maligno. Éste accedió a l pedido para lo cual debió renacer, siendo esta su séptima encarnación, como Rama y sus hermanos: Bahrata, Lakshamana y Shatrughna.

Estos crecieron como hijos de la esposas del rey Dasharatha, considerándose descendientes reales, ignorando su esencia divina. Al llegar la madurez Rama tomó por esposa a Sita y se convirtió en el heredero al trono.

Todo hubiera sido perfecto de no ser porque como todo héroe Rama tenía una misión y para que esta se llevara a cabo necesariamente debían comenzar a surgir ciertas intrigas palaciegas comandadas por una de las esposas de su padre. Estas lo llevaron a tomar la decisión de marcharse junto con su esposa y sus hermanos a vivir en la selva.

El temible Ravana los observaba esperando el momento adecuado para conseguir lo que quería: raptar a Sita. Para cumplir con su objetivo logró por medio de un ardid que la dejaran sola y obviamente la raptó sin que pudiera siquiera defenderse.

Su esposo la buscó incansablemente, contando con la ayuda de Lakshamana y de Hanuman, rey de los monos, quien terminó por descubrir que la joven se encontraba presa en la isla de Lanka.

La colosal batalla tuvo como protagonista a Rama liderando un ejército de monos y de osos que no dieron tregua hasta que su líder no derrotara a Ravana, lo cual sucedió una vez que se enfrentaron cara a cara.

Lo que siguió fue el retorno al hogar con su amada, donde fue recibido con honores y proclamado rey. Gobernó Ayodhya durante más de 11.000 años.

Foto Vía: Meriyaar

Imprimir

Etiquetas: , , , ,

Categorias: Mitologia de la India


Comentarios (1)

  1. Jesús Yáñez García dice:

    Haré Krishna

Deja tu comentario