Bangaram, la lagrima de Lakshadwee

Bangaram

Lakshadwee es un conjunto de doce atolones, tres arrecifes y bancos de arena sumergidos; en total 27 islas dispersas en el Mar Arábigo de las cuales sólo once están habitadas y cuya historia no se conoce demasiado; se supone que estuvieron habitadas por hindúes que luego se convirtieron al islam, pero los hallazgos arqueológicos demuestran que aquí hubo asentamientos budistas alrededor del siglo VI o VII.  Desde 1956 forman un estado independiente administrado por el gobierno de la India.

Las islas viven del cultivo e industrialización del coco, que ocupa un área de casi dos mil seiscientas hectáreas, ocupan el primer lugar en la producción de cocos que llevan el sello de los productos orgánicos y son los cocos más ricos en aceite del mundo.  La fabricación de productos de fibra de coco constituye la principal industria de la isla.  Otra actividad importante es la pesca, ya que estos mares son muy productivos, y el turismo se está convirtiendo en una actividad importante; las islas más turísticas son  Agatti, Kalpeni, Kadmat, Kavaratti y Minicoy entre otras.

Precisamente aquí se encuentra la isla de Bangaram, que representa una excelente oportunidad para relajarse y olvidarse de las presiones y tensiones de la vida moderna.  Es una de las islas deshabitadas, en forma de lágrima, y muy cerca de ella se encuentran otras más pequeñas: Thinnakara y Parali, que actúan como una barrera natural contra los ciclones.   Durante la noche, el plancton fosforescente arrastrado por las olas en la arena de coral tiñe la playa de un resplandor azulado, un espectáculo estremecedor.  Es un destino ideal para turistas exigentes y exclusivos.

Renombrado balneario internacional, la isla está comunicada por ferry o helicóptero con su hermana Agatti, donde se encuentra la pista de aterrizaje; presenta un espectáculo impresionante de naturaleza virgen, brillantes arrecifes de coral, lagunas azul turquesa, playas de plata y exuberantes palmeras de coco verde.

Aquí casi lo único que hay para hacer es tomar sol, descansar, escuchar el sonido de las olas y mirar el balanceo de las palmeras con el viento; también se puede observar la danza de los cangrejos ermitaños en la playa y escuchar el canto de los pájaros.  El único resort de la isla ofrece actividades acuáticas como buceo, pesca o kayak; también pueden utilizarse botes para llegar hasta el islote de Tinakkara, donde se encuentra un faro que señala el camino a los barcos turísticos y de pesca de Agatti.

Foto: vía Flickr

Imprimir

Categorias: Islas Lakshadwadeep


Deja tu comentario