Dos destinos populares en Dalhousie

Khajjiar

Himachal Pradesh es un estado ubicado al noroeste del Himalaya occidental, justo en el límite con las mesetas tibetanas. Aquí encontraremos bellísimos paisajes, bosques, montañas y ríos en un entorno casi intacto. Uno de sus distritos más característicos es Dalhousie, a más de dos mil metros de altitud y 550 Km. de Delhi, construida en una colina y que conserva todo el encanto colonial con su estilo inglés del siglo XIX.

Hay muchísimo para ver y hacer en Dalhousie, como la pintoresca Panjpulla con sus cinco puentes, las colinas Bakrota ideales para senderismo o el santuario de vida silvestre de Kalatope, pero hoy nos dedicaremos a dos de sus destinos más populares: Chhatradi, a 90 Km. de la ciudad, y Khajiar, a 23 Km., llamada la “mini-Suiza de la India”.

Chattradi: La visita obligada es el templo, considerado uno de los más sagrados. Su construcción es sencilla, con una pequeña celda y una escultura de bronce.  La cubierta es de pizarra, apoyada sobre una estructura que forma la ruta de circunvalación del santuario. Se destaca la elaborada decoración de fachada, techos y pilares.

Está dedicado a Shakti, cuya estatua de bronce bruñido lo muestra sosteniendo entre sus manos una lanza, símbolo de la energía; un loto, que simboliza la vida, una campana que representa el éter o el espacio, y una serpiente, representación de la muerte y el tiempo. Además, hay otras treinta figuras de pequeñas deidades tutelares.

Muy cerca de aquí se encuentra una imagen de piedra de Gauri Shankra, del siglo 10 a.C. A pocos minutos de caminata, encontraremos otro templo, Charauta, que alberga una imagen de piedra de Bathod Nag, el dios que otorga el agua a cambio de cuatro cabras blancas y una negra cada tres años. Si llegan en septiembre, podrán participar de la Mela del lago Manimahesh, en la que el ídolo de Shakti es sumergido en el agua con flores de loto.

Khajjiar: ubicada a 23 Km. de Dalhousie por carretera, a 6400 pies de altitud, es llamada la “mini Suiza de la India”, en un claro dentro de un bosque de inusual belleza. También se la llama la “Gulmarg” de Himachal Pradesh, con sus verdes prados custodiados por bosques de pinos y cedros y bucólicas escenas en las que las ovejas, cabras y vacas lecheras pastan pacíficamente.

En medio del claro hay un pequeño lago que tiene en el centro una isla flotante, el paisaje perfecto para los entusiastas de la fotografía. Si les encanta visitar templos, aquí encontrarán el de Khajji Nag, dedicado a los Pandavas y con un santuario bellamente tallado en Madera. Si la idea es quedarse, encontrarán hoteles de turismo y casas de campo, aunque el servicio de autobuses es limitado.

Foto: Turismo de Himachal Pradesh

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Cordillera del Himalaya


Deja tu comentario