Un día en la Vieja Goa

Goa Ancestral

«El que ha visto Goa no necesita ver Lisboa». Así se decía en la época colonial en la India bajo el imperio portugués; es que Vehla Goa fue una ciudad espléndida, de hecho capital de la India portuguesa.  Se encuentra al norte del distrito de Goa, en el estado del mismo nombre, al sudoeste de la Unión. Fue construida por el Sultanato de Bijapur en el siglo XV; definitivamente abandonada en 1684, actualmente ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad.

Para vivir un día completo en la Vieja Goa y captar con todos los sentidos el estilo de vida de toda una época, lo mejor es visitar «Goa Ancestral», un pueblo-maqueta que reproduce distintas escenas y ambientes de la vida colonial, con su sabor tradicional y de nunca igualada originalidad.

Goa Ancestral es un proyecto de la Asociación Cultural Pie Grande, que sostiene también un Centro de Artesanías y una Galería de Arte. Se encuentra en Loutolim, una pequeña ciudad al sur de Goa. Nos recibe en su exuberante parte ornamentado con esculturas de elefantes cubiertos de flores y se realiza el tradicional Aarti, una ceremonia de bienvenida.

Comenzaremos con una caminata por las playas y palmerales desde Tiracol hasta Canacona; aquí se encuentran algunas de las más bellas del mundo, como Calangute, Benaulim o Palolem. Los habitantes de Goa se dedicaban a la pesca, aventurándose en el mar en barcos de madera. Mientras duraba la temporada de pesca, se instalaban en chozas provisorias, construidas con troncos y hojas de cocotero, con piso de arena, donde encontraban abrigo y también reparaban sus redes.

El cocotero proporcionaba mucho más que los frutos, troncos u hojas. La savia llamada toddi se utiliza para elaborar el Feni, un licor local; el aceite es utilizado en los hogares y también para la fabricación de cosméticos; las fibras para producir esteras y tapicería; de hecho, se cuentan 287 usos diferentes.

A continuación visitaremos los templos religiosos en los que se combinan las creencias católicas traídas por los portugueses con las ancestrales religiones hinduistas. En realidad, los templos de Goa son sencillos santuarios adornados con flores y velas, como el de Sant Khuris, y las cruces sirven también como punto de encuentro.

Si llegan el 7 de febrero, podrán participar de una ceremonia de acción de gracias. También veremos un rakandar, una estructura de hierro con siete lámparas, dedicada a una figura que defiende al caminante de peligros como tigres o fantasmas, en la que se ofrendan frutas y flores y también caballos de arcilla.

Foto: FabalaTD

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Goa


Deja tu comentario