Parvati Valley: espectáculo natural en el noroeste de la India

Parvati Valley

El área nororiental del país encierra un enclave mágico que, con toda certeza, hará las delicias de los amantes de la naturaleza y los parajes de belleza imposible: Parvati Valley. Este lugar privilegiado se halla en el distrito de Kullu (en el estado de Himachal Pradesh), 180 km al noreste de Shimla por el puerto de Jalori.

No obstante, las plantaciones de marihuana existentes en la zona la han convertido en un punto estratégico para las narcotraficantes, por lo que se desaconseja a los turistas viajar solos hasta allí. Para su seguridad, deben procurarse la asistencia de algún guía o porteador local, cuyos servicios pueden contratarse en Naggar y Manikaran.

Una vez resuelto el trámite, el viajero podrá dedicarse exclusivamente a admirar el incomparable paisaje que le brinda este frondoso valle, en el que conviven bancales cubiertos de campos de arroz y manzanos.

Además, Parvati Valley también dispone de una importante oferta termal, que se concreta en su localidad más importante: la ya citada Manikaran. Tal es la abundancia de manantiales que incluso una leyenda da cuenta de esta circunstancia.

En efecto, se dice que una serpiente se apoderó de los pendientes de Parvati —consorte de Shiva, dios hindú de la destrucción—, y que se escondió con ellos en un hoyo. Tras conocer la ira de Parvati, el ofidio decidió permanecer en su escondite, pero logró devolver las joyas robadas a la superficie a través de la tierra.

De este modo, el reptil creó los conductos por los que más adelante brotaría agua caliente. A su vez, se dice que ésta contribuye a purificar el cuerpo y el alma, por lo que la población local a veces la utiliza para hervir el arroz.

Asimismo, Manikaran es también el punto de partida de numerosas propuestas de senderismo de montaña. Por último, subrayar que se recomienda visitar los templos de Siva y Rama, sitos junto a un gurudwara sij.

Foto vía: Viaja Blog

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Naturaleza en India, Shimla


Deja tu comentario