Visitando el fuerte de Junagarh

Fuerte de Junagarh

Este blog no abandona todavía el estado de Rajastán, ya que este cautivador destino del norte de la India aún cuenta con otros muchos alicientes que merece la pena conocer de primera mano.

En concreto, uno de sus principales activos por lo que atañe al turismo son sus numerosas fortificaciones, que constituyen un reclamo de primer orden. En concreto, la propuesta del día se centra en Bikaner, de la que no hay que dejar de descubrir su buque insignia: el fuerte de Janagarh.

Signo de ostentación del poder de los marajás y de su opulencia, este fortín transportará al recién llegado a tiempos de pujanza y esplendor. Erigido en el siglo XVI por un marajá que había estado al servicio del emperador Akbar, este hermoso recinto reúne un amplio abanico de palacios, templos, corredores, escaleras y patios interiores.

Entre sus dependencias, cabe destacar el llamado Conference Hall, una sala en la que se despachaban asuntos corrientes. Resulta obligado presentar mucha atención a las pinturas que embellecen su techo, del siglo XVI, así como su trono de plata.

Asimismo, el recién llegado no debe dejar de acercarse hasta el palacio de los Espejos (escalones que conducen hasta una capilla decorada con estatuas hinduistas), la terraza, la primera habitación del marajá (que descuella por sus preciosos techos pintados y por un columpio dedicado a Krishna, uno de los avatares del dios Visnú), la sala del Trono (donde se llevaban a cabo las ceremonias de coronación, embellecida con tapices con tres siglos de antigüedad) y una interesante oploteca.

Como curiosidad conviene apuntar que, en un corredor, se halla el primer ascensor instalado en el Rajastán, que data de 1937.

El monumento abre a diario de las 10.00 h a las 16.30 h, aproximadamente, y ofrece siempre una visita guiada. A la hora de acceder al mismo, se aconseja hacerlo en rickshaw hasta alcanzar el patio central.

Foto vía:  Mininube

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Bikaner


Deja tu comentario