Narada Muni, el monje que vio a Vishnú

Narada Muni

En la mitología hindú, Narada Muni es exaltado como una de las grandes autoridades en la verdad eterna. Un sabio divino cuya vida y enseñanza se recoge en el Purana Narada, textos puránicos, especialmente en el Bhágavata puraná. Su espiritualidad es tan grande que en muchos de los textos es llamado “Bhagavan”. Este término significa algo así como «Señor Supremo».

Era Narada un monje que poseía la habilidad de viajar a otros planetas. Entre sus pertenencias más íntimas destacaba un instrumento musical llamado vina, con el cual acompañaba melódicamente sus oraciones y mantra.

Según el mito, Narada Muni sería un gandharva, un ser celestial, que sería castigado a nacer en la Tierra por una ofensa. Nacería directamente de la mente de Bhrama, pero sería concebido por una sirvienta. Dicha sirvienta era la encargada de servir a unos sabios, los cuales se encariñaron de Narada Muni y permitían que comiera con ellos y pudiera así presenciar algunas de sus conversaciones sobre temas espirituales.

Tras la muerte de su madre, por la mordedura de una serpiente, Narada Muni emprendió un viaje con el único fin de encontrar la iluminación espiritual así como la comprensión de la verdad absoluta.

Tras llegar al claro de un espeso bosque, decidió descansar bajo la sombra de un árbol mientras meditaba plácidamente. En mitad de su meditación, técnica aprendida evidentemente gracias a los sabios, se sorprendió al ver la imagen de Vishnú. Estaba frente a él, cara a cara. Esa imagen mental de Vishnú lo saludó, y le dijo que a pesar de haberlo visto jamás podría volverlo a ver hasta que muriera. Esta aparición serviría para que Narada dedicara su vida entera a la devoción y adoración a Vinshú, así como a la meditación.

Tras su muerte, Vishnú lo bendijo con la forma espiritual como posteriormente se le conocería,”Narada”.

Según la leyenda, Narada, el hijo de la mente, podía viajar entre los tres lokas, o mundos. Así, tendría la facilidad de vagar entre el Swarga-Loca (localidad del cielo), Mriyu-Loka (lugar de la muerte, o tierra) y el Patala-Loka (los planetas infernales). De esta forma, este ser espiritual viajaba entre los tres mundos con el único fin de velar por el bienestar de todos.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Mitologia de la India


Deja tu comentario